Llamador de Ángeles Plata

Llamador de Ángeles de Plata
Free Gift

Precio habitual €29.90

Un llamador de ángeles es una esfera redonda de plata de ley que emite un sonido armonioso cuando es agitada. Una leyenda le otorga la facultad de proteger y favorecer el bienestar a quien lo posee.

Se puede usar encima o colgarlo por la habitación, en el moisés del bebé, en las puertas... y así al moverse emite el bonito sonido que lo caracteriza.

Nuestro llamador de ángeles de Coochi tiene un diámetro entre 19 mm y 20 mm. Es de plata de ley - como indica la leyenda - y protege al bebé y a la mamá durante el embarazo y una vez el bebé ya ha nacido, le acompaña durante el sueño.

La leyenda dice que el llamador de ángeles debe ser de uso exclusivo de la mamá o persona que lo lleva, la tradición nos dice que los ángeles concedían protección al bebé en el vientre.

Por esto, el llamador de ángeles de Coochi tiene un hilo negro de 100 cms para que quede a la altura del bebé.

Una vez el bebé nazca, el llamador debe ser utilizado sólo para la mamá y/o el bebé.

Los llamadores de ángeles producen un sonido armonioso y agradable, como el de unas campanillas, que según la tradición y leyenda, es un sonido que avisa a nuestro Ángel Guía, el “Ángel de la Guarda”, de quien siempre necesitamos su presencia. A los ángeles de la guarda les encanta este sonido,  porque transmiten vibraciones metálicas y gráciles, pero si además de esto es utilizado por una persona, los ángeles reciben un mensaje que les informa de que están siendo llamados por alguien al que aman y deben proteger.

Una de las leyendas que más nos gustan sobre los llamadores de ángel son:

Hace muchos, muchos años, seguramente miles de años, los humanos vivían con sus Ángeles Guías o Ángeles de la Guarda pero - por alguna razón - dejaron de vivir juntos. Los Ángeles, tristes por no pdoer vivir con humanos, les regalaron las bolas de plata pura esféricas que cuando se agitaban sonaban como si fueran pequeñas campanillas. Les dijeron que estas esferas les protegerían, que cuando tuviesen miedo, estuvieran tristes, necesitaran consuelo o protección, simplemente agitaran la bolita de plata, su Ángel de la Guarda acudiría a protegerlo o ayudarlo. 

Pero los Ángeles solo pusieron una condición:

 

- el Llamador de Ángeles sería de uso exclusivo y personal porque cada uno de ellos tenía su propio sonido.... 

También explicaron a los humanos que el mismo colgante podía ser utilizado por una madre y su bebé mientras éste se encuentra en gestación, porque cuando el bebé está en el vientre de mamá tienen el mismo Ángel de la Guarda.

 

En Babymims somos muy fans de las tradiciones y las leyendas.

 

 

Se entrega con hilo negro de 100 cms.