Esponja Menstrual Natural

€3.50

Esponja Menstrual Natural

Esponjas marinas tratadas especialmente para uso vaginal como tampones naturales reusables. Son suaves y fáciles de poner, no causan sequedad vaginal como los tampones desechables, ni contienen químicos, ni tóxicos, ni productos sintéticos.

Son ajustables al tamaño del canal vaginal de cada mujer porque las puedes recortar.

Se pueden utilizar 2 esponjas a la vez.

Vida útil de entre 3 meses a 8 meses dependiendo de su uso y limpieza.

 

Forma de uso de la esponja menstrual como tapón

Antes de usar la esponja hay que remojarla en agua tibia con alguno de los siguientes desinfectantes (puede ser cualquiera de ellos):

  • 2 a 4 gotas de aceite de árbol de té que elimina también la bacteria asociada al Síndrome del Shock Tóxico (S. Aurens)
  • 1 cucharada sopera de vinagre de manzana
  • 1 cucharada sopera de sal de mar
  • 1 cucharada sopera de bicarbonato de sodio. Ideal también para mantener la densidad y volumen de la esponja.
  • 1 cucharada sopera de plata coloidal. Útil también para mujeres que sufren constantemente de infecciones por cándida.
  • No utilices jabones químicos

Para introducirla, lávate muy bien las manos, antes de manipular la esponja. Humedece la esponja con agua tibia  y exprímela  muy bien. Seguidamente, la aprietas suavemente y la colocas apretándola dentro de la vagina. Empújala hasta que la sientas segura y cómoda.

Para ajustarla a tu tamaño. Si tu esponja se acomoda perfectamente a tu vagina, no la vas a notar. Si sientes que la esponja  te presiona, la puedes retiar y recortar para hacerla más pequeña. NO LA CORTES A LA MITAD, ya que las esponjas han sido recortadas con una forma específica. Mejor ves cortándola unos 3 mm cada vez, hasta que obtengas el tamaño que no sientas. Si la has cortado demasiado pequeña sin querer, puedes insertarte más de una.

Para quitar las esponjas. sujétala y la tiras con suavidad. Seguidamente, la enjuaga perfectamente con agua, eliminando el exceso de fluido. Después de limpiarla, la puedes volver reinsertar o dejarla secar dependiendo de lo que necesites.

Algunas mujeres cosen un hilo  dental o de algodón  a la esponja para retirarla con mayor facilidad. 

Si utilizas baños públicos  te puedes llevar varias en una bolsa.