Nuestra historia

Babymims salió sin querer, como mucha de las experiencias más maravillosas de la vida.

Después de un parto complicadísimo, que terminó en una cesárea, en este caso, necesaria, nos comunicaron que nuestro hijo tenía problemas de corazón, que posteriormente resultaron, por suerte, no ser graves.

Pero desde muy pequeño necesitó un cojín cerquita de su cara, que le diera calma. No me gustó nada que nuestro hijo se enamorara de un objeto que no podía lavar y que no estaba pensado para bebés, y menos, recién nacidos. 

Buscando por Internet encontré un dou dou, el Cuski..... antibacteriano, lavable, resistente, seguro, sustituible.... no me lo podía creer. Incluso lo ponían en las incubadoras por sus múltiples propiedades beneficiosas para el bebé! Lo compramos online y en dos días mi hijo se enamoró de él. Y nosotros de Cuski.

Les pedimos si podíamos distribuirlo aquí.... y así empezó, primero llamándonos Engué y luego Babymims.... 

 

Nuestro hijo ya ha cumplido siete años, es un niño fantástico, y probador, junto a su hermana, sus primos y sus amigos, de todas las marcas que importamos y fabricamos.

 

Buscamos una calidad más que superior, y productos funcionales, que la relación calidad - precio y diseño sean superiores a lo que hay en el mercado convencional. Y buscamos un trato empático, ético y fácil con nuestros clientes y proveedores, porque lo más bonito son las tiendas que confían en nosotros, que quieren, como nosotros, hacer felices a familias y explican nuestros artículos como si fueran suyos. Que buscan calidad, amor, ayudar de verdad a las familias... y no una venta.

 

¡Un beso enorme!

 

Mariona Casas

Directora - Fundadora de Babymims

 

 

 

 

 Mi hijo con su primer Cuski