Cosas Tremendamente Repugnantes que haces cuando te conviertes en madre y/o padre

Voy a enumerar cosas que hago como mamá profundamente repugnantes que no me hubiera imaginado nunca: Olerlo todo como un perro: culos, ropa sucia, zapatos.... es la mejor forma de averiguar si hay caca o pipi, si está sucio y limpio. ¿Os imaginabais antes poner todo la cara enfrente de un culo, coger aire profundamente y oler? Si, es caca. Limpiar los mocos con las manos y sin pañuelo. A ver, ¿qué podemos hacer si tu hijo estornuda una masa grande, amarilla y/o verde, y no tienes pañuelo? Pues quitárselo de la cara con la mano, y seguidamente limpiarlo donde puedas, pantalones, abrigo o guantes... Poner la mano dentro del inodoro del wáter. Para todo, recoger chupetes, piezas de lego, zapatos de muñecas, ropa.... Tener la ropa manchada de babas, mocos, o lo que sea. Oler a vómito. Mmmmmm. Cambiarte la ropa y que te vuelvan a escupir o babear. Mirar la nariz de otra persona, fijamente, para ver si hay mocos, costras o sangre. Permitir ser un escudo humano y recoger con mi pijama, zapatillas, o toda yo, los vómitos de mi hijo... porque ellos necesitan que los reconforte mientras vomitan. Claro que sí, ya me cambiaré. Y luego volverá a pasar. Limpiar caras con saliva. Chupa aquí. Y limpias restos de chocolate, pasta de dientes, salsa de tomate.... A falta de toallitas, la saliva funciona. Explorar caca, investigarla, olerla, buscar gusanitos, sangre... descubrir que ha comido kiwi en el cole.... y colgarlo en un foro de mamás para saber que opinan de la caca de tu hijo. Y sí, volverlo a hacer siempre que sea necesario. Son cosas que miradas fríamente causan un asco tremendo... pero también ser mamás representa todo ésto, ¿o no?