El objeto de consuelo o de apego

 

Como Linus, el amigo de Charlie Brown, que pasea siempre una manta y se chupa el dedo....ésta es una de las imágenes más recurrentes que tenemos cuando pensamos en niños que necesitan un objeto de consuelo o apego.

 

Algunos niños lo necesitan, otros no. Puede ser el chupete, la manta, el peluche o cualquier otro juguete.

 

El niño suele apegarse al juguete a partir de los ocho o nueve meses, o antes, y este apego puede durar hasta bien entrados los cuatro años. Lo lleva a todas partes y sobre todo lo necesita cuando se va a dormir.  En el caso de mi hijo, tiene casi seis y sigue necesitándolo.

 

Es lo que se llama el "objeto de transición", definido por el psicoanalista Winnicott. Este muñeco o doudou le da placer al niño y seguridad.  La criatura lo toca, lo chupa, lo huele, incluso puede hablarle. Existe una realidad especial entre el niño y su objeto. Mi hijo lo llama el “mundo mágico”.

 

El niño aprende a calmarse solo, aunque esté la madre. Antes de ser mamá pensaba que no me gustaría que mi hijo se calmara con un muñeco en vez de conmigo. Nos usa a los dos. ;-) Por lo que veo a diario, hay situaciones personales que él necesita poder controlar sin su madre, aunque la tenga allí, porque le hace sentir más bebé y él ya es mayor. El doudou le es familiar y lo ama. Es decir, el Cuski le recuerda a sus padres, su hogar, su rutina, su vida, su felicidad, su calma.... y le permite tranquilizarse.

 

Pero, ¿por qué algunos niños lo necesitan y otros no?

 

Hay teorías que dicen que si el niño hace colecho no va a necesitarlo. Mi hijo ha hecho colecho y lo ha necesitado. Mi hija ha hecho colecho y no lo ha necesitado. A los dos les he dado amor, independencia y un cariño abrumador. Hay otras que lo vinculan con la falta de crianza natural. He dado el pecho a los dos, y los he porteado siempre encima. E, insisto, uno lo ha necesitado, y la otra no.

 

Creo que es una salvajada afirmar que si se da un objeto de consuelo a un hijo no se le quiere tanto como las que no se lo dan.

 

Mi hijo emocionalmente necesita no alterarse y tener una rutina más marcada. Las situaciones sociales distintas y los cambios bruscos le sobresaltan, y mi hija, a simple vista, no tanto. Mi hijo tiene un Cuski, que se lo lleva a todas partes, y mi hija se chupa el dedo, que también se lo lleva a todas partes.

 

El Cuski nos ha ayudado a superar muchas fases: los dientes, la nueva escuela, mudanzas, cambios en general. El dedo también, pero le ha destrozado la boca.... y con sólo dos años!

 

No creo que sea imprescindible darle un objeto de consuelo a un bebé. Pero si es un niño que lo necesita, se agarrará a lo primero que encuentre. Así que si veis que vuestro hijo busca el contacto con alguna manta u objeto, aseguraros que cumple con todas las condiciones higiénicas y de seguridad que necesita tu bebé.

 

-          Que sea antibacteriano

 

-          Que sea sustituible, para que, si lo pierde, no sea un trauma existencial

 

-          Que se pueda lavar, sin que pierda su aroma, tan importante porque le recuerda el hogar familiar

 

-          Que no contenga ni hilos, pelos, botones.... que podrían atragantar al bebé

 

 

 

Por eso el Cuski ha ganado tantos premios y es el único que recomiendan en los hospitales.

 

 

 

Si tenéis más dudas sobre los objetos de consuelo o doudous no dudéis en dejar un mensaje.


Compartir esta publicación


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

3 comentarios

  • Compramos el Cuski con mucha ilusión pensando que por fin habíamos encontrado un doudou de algodón y cual ha sido la sorpresa cuando al mirar la etiqueta descubrimos que tiene un 20% de poliéster, realmente ha sido una gran desilusión y te sientes un poco estafado ya que ni en la la tienda Babymims ni en la caja del producto hace referencia a este material y solo nombran el algodón.

    • Nuria
  • No tengo ni idea Veronica, mi hija tiene seis años y todavía se chupa el dedo. Lleva aparatos dentales, a causa de chuparse el dedo, y ésto hace que no pueda chuparlo… pero a veces se lo pasa muy mal..

    • Mariona
  • Hola. Gran verdad. Yo tengo un niño de 3 años y una niña de 11 meses. Mi hija solo usa pipo y mi hijo tiene a su Nené y desgraciadamente el muñeco implica el habito de chuparse el dedo. Tiene los dientes ya doblados y el dedo se le esta poniendo diferente al otro. Es muy dificil saber que hacer porque quiero que se deje de chupar el dedo y solo tendria que quitarle el muñeco pero parece bastante traumatico. Que crees que debo hacer?

    • Veronica