Signos para saber que estás de parto

Signos para saber que estás de parto

23 abril, 2018

Signos para saber que estás de parto

A medida que avanzas hacia la fecha de parto, es fácil asumir que cada punzada o dolor signifique que estás de parto.  Para no confundirse,  ¿qué debes esperar? 

Primeros signos de parto


Ponerse de parto es en general más lento -mucho más- de lo que nos han enseñado en las pelis y la series de televisión, donde, como norma general, las mujeres rompen aguas y en pocos minutos tienen a un bebé limpito.

Pero, en realidad, muy pocas mujeres rompen aguas. Éstos son algunos de los síntomas más comunes:

  • Dolor de espalda
  • Diarrea
  • Sentirse enfermo
  • Falta de apetito
  • Ganas de hacer caca
  • Contracciones
  • Romper aguas


Dolor de espalda
El dolor de espalda es una queja común del embarazo, causada por el peso del bebé en crecimiento y la relajación de los ligamentos que se van preparando para el parto.

Pero mientras que la espalda puede haber dolido durante el tercer trimestre, un dolor de espalda repentino y mucho mayor - similar al dolor menstrual - podría ser uno de los primeros signos de parto. Esto se debe a que el útero comienza a contraerse, y es más probable que ocurra si tu bebé está en posición espalda con espalda (está boca abajo, pero la parte posterior de la cabeza y la espalda está contra la columna vertebral). El dolor lumbar agudo, es un primer síntoma de que el parto se acerca.

Diarrea y malestar
Las últimas etapas del embarazo no son nada glamurosas, y menos la diarrea que puedes tener los últimos días de embarazo.

Las hormonas que relajan los músculos que rodean el cuello uterino, para que pueda empujar el bebé, también relajan los intestinos, por lo que es común que se produzca diarrea en las primeras etapas del parto. Algunas mujeres también sienten náuseas y vomitan.

No te preocupes si tampoco tienes mucho apetito.

Solo asegúrate de seguir bebiendo poco y, a menudo, de reemplazar los líquidos que estás perdiendo, para que no comiences el parto sintiéndote deshidratada y exhausta.


Tapón mucoso
Durante el embarazo, el útero se sella con un tapón mucoso y el cuerpo lo desecha antes de que nazca el bebé. Cuando ves que pierdes el tapón mucoso significa claramente que el cuerpo se está preparando para el momento del parto. Algunas mujeres solo tienen una pequeña cantidad de secreción acuosa y mucosa y ni siquiera se dan cuenta de que lo han perdido, mientras que otras pierden enormes trozos de gelatina.

Puede desaparecer de una sola vez, o en varias partes en el transcurso de un día. Si el tapón mucoso tiene sangre, debes llamar al médico.

Perder el tapón mucoso significa que el parto está cerca, aunque no significa que tenga que suceder rápidamente. Para algunas mamás será cuestión de horas y para otras, días.

Sintiendo la necesidad de hacer caca
La presión del bebé hacia el útero hace aumentar las ganas de ir al baño. Incluso cuando empujan puede salir caca. (y muchas mujeres realmente cagan mientras empujan - no te angusties, es de lo más normal y los profesionales de salud están de lo más acostumbrados).


Contracciones
No esperes contracciones dolores de repente, normalmente al principio se pueden soportar, van apareciendo lentamente.

El dolor es similar a los calambres menstruales que aparecen cuando los músculos del útero se tensan y pasan una vez que se relajan nuevamente.

Estas contracciones tempranas pueden ser incómodas y pueden durar varios días antes de que las cosas entren en vigor correctamente. Solo cuando llegan cada cinco minutos y duran de 30 a 60 segundos a la vez, se considera que estás de parto,  pero si aumentan gradualmente la fuerza, duración y frecuencia, es una buena señal de que las cosas pronto estarán en marcha.

Si se mantienen bastante leves e infrecuentes, es menos probable que estés de parto. Pero, si tienen 10 minutos de diferencia o menos, es probable que si lo estés.

 

Rompiendo aguas
En las películas, las aguas siempre se rompen con una gran salpicadura (generalmente en el supermercado u otro lugar igualmente inconveniente). En realidad, mientras que algunas mujeres experimentan el efecto cascada en su totalidad, no siempre es tan obvio que hayas roto aguas.

A menudo, las aguas se rompen con un chorrito en lugar de un chorro, y puede haber menos fluido de lo que esperabas. 

Si no estás seguro de si has roto aguas, ponte una toalla y observa si la mojas - aunque sea un poquito. Si es así, consulta con el hospital. Ellos te preguntarán sobre otros signos y síntomas y te indicarán si creen que es el momento.

¿Cómo sabré que estoy de parto?
Muchos de los primeros signos de parto pueden confundirse fácilmente con los síntomas normales del embarazo, por lo que puedes preguntarte cómo sabrás cuando te encuentres de parto.


"Puede ser difícil estar seguro, especialmente para las mamás primerizas que pueden tener todo tipo de síntomas en las últimas semanas. Pero los partos de mamás primerizas son particularmente lentos y las contracciones iniciales pueden continuar durante un tiempo ".

Si tienes alguna duda o tiene alguna preocupación sobre tu embarazo, llama a tu matrona.

Prepárate para la primera fase
Si es tu primer embarazo, es probable que tu matrona te recomiende que no tengas prisa en ir al hospital. Además, es posible que te pongan correas y que te envíen nuevamente a casa porque estás poco dilatada. Si es así, si estás de parto, pero va lento, aprovecha para hacer lo siguiente (sobretodo si los nervios te dejan):

  • Duerme un poco, si puedes.
  • Sigue moviéndote o sal a caminar. 
  • Siéntate en tu bola de parto.
  • Si te sienta bien, toma líquidos o algún refrigerio.
  • Prueba ejercicios de relajación y respiración a medida que las contracciones se hagan más fuertes.
  • Tomar un baño.


Llama a la matrona de inmediato si:

  • Te sale sangre brillante y roja. 
  • Notas que los movimientos de tu bebé son más lentos.
  • Sientes dolores fuertes de cabeza.
  • Tus contracciones son regulares y son aproximadamente 3 cada 10 minutos
  • Rompes aguas


Las diferentes etapas del parto

El trabajo de parto es un proceso lento y complejo compuesto de tres etapas diferentes. A continuación, te detallamos en qué consiste cada etapa para que sepas exactamente qué esperar.

1.- La primera etapa del parto
La primera etapa del parto es la más larga ya menudo más lenta, puede durar entre  6 y 20 horas. Sin embargo, si ya has tenido un bebé, esta parte irá más rápida en tus próximos embarazos.

La primera etapa se puede dividir en tres fases diferentes. Estos son:

  • Latente
  • Activa
  • Transicional

La etapa latente es la parte donde notarás los primeros dolores y  molestias empiezan. Comenzarás a notarlos como contracciones cuando se vuelvan regulares aunque estén bastante separados (alrededor de 20 minutos entre cada una). Aquí es donde tu cuello uterino comienza a abrirse y ampliarse a alrededor de unos 3 cm.

Cómo te sentirás dependerá de tu umbral de dolor. Es posible que ni si quiera notes que algo está sucediendo, mientras que algunas mujeres ya se sienten lo suficientemente incómodas como para querer ir al hospital para aliviar el dolor.

Ahora es el momento de comenzar esas técnicas de respiración y relajación que has practicado en las clases pre-parto.

La etapa activa del parto empezará cuando tus contracciones se vuelvan más regulares. Probablemente duren alrededor de 60-90 segundos y lleguen cada tres o cuatro minutos, lo que ayudará a dilatar el cuello uterino hasta 10 cm.

Ahora es el momento de ir al hospital o llamar a tu matrona si vas a parir en casa.

Si deseas la epidural, solicítala tan pronto llegues al hospital, ya que puede llevar tiempo prepararla.

La etapa de transición comienza una vez que el cuello uterino está casi completamente dilatado. En este momento, te sentirás con pánico o como si ya no pudieras hacerlo. Tu partera te ayudará a volver a enfocarte y te dirá que ya estás casi llegando a este punto.

2.- La segunda etapa del parto
La segunda etapa del trabajo empieza cuando estás completamente dilatada. En otras palabras, tu cuello uterino finalmente alcanzó los10 cm, por lo que es lo suficientemente amplio y listo para comenzar a empujar al bebé.

Cada contracción empuja al bebé hacia abajo en tu pelvis y sentirás la necesidad de empujar. Tu matrona  te dirá cuándo empujar y respirar para que esta parte termine lo más rápido posible. Los primeros bebés pueden tardar  un par de horas en salir, mientras que esta parte será mucho más rápida si es tu segundo o tercer bebé. ¡Incluso puede tomar solo pocos minutos o segundos!

Si necesitas ayuda durante este tiempo, se puede realizar una episiotomía (un corte entre la vagina y el ano para ayudar a que el bebé tenga más espacio para salir), o ventosas (un dispositivo de ventosa que agarra la cabeza del bebé para ayudar a tirar fuera de él) o pinzas para ayudarte en este trabajo.

Una vez que aparece la cabeza del bebé, tu partera te hará hacer respiraciones cortas y agudas para aliviar al bebé. Cuando la cabeza de tu bebé está afuera, has hecho la parte difícil y ¡por fin tu bebé nacerá!

La tercera etapa del parto
Finalmente, es hora de la placenta, sí, todavía queda un poquito. Debes deshacerte de la placenta que todavía está dentro de ti. Pero estarás tan abrumada que ni siquiera notarás que esto sucede.

La matrona verificará que el cordón umbilical y la placenta han salido completamente. También verificará si hay sangrado y coserá la episiotomía si se ha producido.

¡ Enhorabuena, ya eres mamá!

Deja Un Comentario

Por favor, ten en cuenta que los comentarios los verificamos antes de publicarlos.