Minerales para Niños

Minerales para Niños

Minerales para Niños

Cuando llegaba a la cuarentena tuve varios bajones emocionales que me dijeron que debía parar o al menos empezar a llevar las cosas de manera distinta. El acontecimiento más bestia fue un tumor en el pecho que tenía muy muy mala pinta que me hizo cambiar mi manera de ver el mundo. Aparte del seguimiento “normal” de la medicina tradicional, extirpación, biopsia, entre otros, empecé a hacer yoga, meditar mucho, hacer reiki y experimentar con esencias y minerales.

Me gustó tanto como me sentí, como estaba con los demás, con menos rabia e ira, más feliz, más comprensiva, y más sana – el tumor se eliminó sin hacer “nada” 3 centímetros de 5, que decidí seguir y seguir y seguir.

Desde ese momento he estudiado muchísimo, he experimentado con las manos y los minerales, con chakras, auras, radiestesia y la bioenergía con grandes maestros, y me he dado cuenta que quería aplicar mis conocimientos no solo a nivel familiar o amigos sino a más familias que lo pudieran necesitar. Creo que hay muchísimo aún por experimentar y aprender. Pero lo que me he dado cuenta es que esta sabiduría la he tenido siempre dentro de mí, que solo estaba recordando. También me he dado cuenta que TODO EL MUNDO, insisto, TODO EL MUNDO puede hacerlo con un pelín de práctica y poco a poco.  Y sobre todo, FE.

 

Una de mis primeras experiencias fue con los minerales y me di cuenta del poder que tenían en la sanación y el bienestar-emociones, sobre todo en niños.  Los niños estás más conectados a la energía universal – o prana – que los adultos. Precisamente porque todavía no se han adulterado. Creen más en la magia y en el poder de la energía que todos nosotros. Absorben su energía, se unen a ella. Se enamoran de sus formas, de sus colores, de su luz. Pero no todos los minerales son aptos para ellos. La amatista o el cuarzo rosa son muy buenos para ellos. Les darán calma, amor y equilibrio.

 

Las piedras tienen un uso terapéutico además de que les encantan para coleccionar y jugar a los tesoros. Las llevan al cole, estudian las formas, las comparan…. Pero es que además veréis que tienen una favorita, que además puede ir cambiando dependiendo de cómo se sientan.

 

Si tu niño se siente nervioso, le cuesta dormirse, o se despierta a menudo, ponle una amatista debajo de la almohada o debajo del colchón. Le va a calmar.  También puedes hacerle beber agua con amatista en periodos de mucho estrés. ¡Ya veréis qué cambio!

 

Es necesario lavar las piedras antes de ofrecerlas a los peques con un pelín de agua. También las podéis cargar con sal gorda (pero se pueden rallar). Si vais al mar podéis aprovechar para lavarlas con agua salada.

 

Es importante que el niño se de cuenta que se pueden romper si se chocan entre ellas o si se lanzan (además de que puede ser peligroso).

Hemos creado una bolsa de gran calidad con minerales preciosos ideales para peques, no solo por sus colores, sino por sus propiedades.

¿Os gustan?

Dejar un comentario

* Necesario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados