Fascínate por los minerales

Minerales - Collares de Ámbar

16 febrero, 2017

Mi experiencia con los minerales ha pasado por varias etapas.

Mi hermana le puso a su hija un collar de ámbar para la dentición y cuando lo vi me puso a reir de la imbecilidad que me pareció. Pero estás loca! le dije. Desde aquí hermana mía te pido perdón, porque la que ahora se debe estar partiendo de la risa eres tú. :-) Te quiero amor! 

La verdad fue que su hija no tuvo problemas con la dentición y mis hijos si. Yo siempre pensé que era una casualidad. Que va a ser un collar, por el amor de Dios!

Al cabo de unos años por situaciones personales y profesionales, la vida me podía, y llevaba un estrés horrible, con insomnio y seguramente un inicio de depresión empecé a hacer yoga y a meditar, a cuidarme, y a relacionarme con los minerales gracias a mi profesora de yoga y terapeuta. Quedé prendado de ellos, de sus colores, de sus formas, de su atracción... Realmente notaba su energía.

Me fascinaron tanto que empecé a estudiarlos y a conocerlos. También me pasó lo mismo con las flores de Bach y la naturopatía en general.

Y te das cuenta, como muchas otras cosas en la vida, que cuando más aprendes más te falta por aprender, porque en el mundo mineral hay más de 4.000 tipos! Uno de las cosas que más me sorprendió y nunca lo había pensado es que el único reino común en todo el Universo es el Reino Mineral.  En todas partes encuentras minerales: en tu cuerpo, en tu móbil, en la televisión, en tu reloj.... ¡Pues claro que son importantes! Nos hacen funcionar! De la misma forma, es apto creer en que nos ayudan en otros aspectos como energéticos, armónicos, corporales y/o emocionales. 

 La primera vez que hice terapia con un mineral fue el cuarzo rosa. Lo puse en contacto durante varios días en una parte de mi cuerpo que no estaba bien. También hice reiki. En tres semanas un tumor de mama pasó de ser de 5 cms a 3.2. Otra casualidad. O no. Y el mineral se rompió.

Me gusta pensar que los cristales nos ayudan. De la misma forma que mis huesos necesitan calcio y mi cuerpo hierro y magnesio. Hay minerales que me ayudan a conciliar el sueño, otros que me ayudan a tranquilizar y otros que me encantan por sus colores, otros que me desquician, y otros que me alegran.

Desde mi experiencia personal, he querido crear y hacer nacer una colección de minerales sumamente cuidada y pensada para las familias, especialmente, las mamás, pilar importante para que la familia funcione. A medida que vaya incorporando mis nuevos conocimientos, también crecerá la familia de minerales.

Muchos amigos conocen esta faceta mía y cuando tienen un pequeño problema acuden a que les recomiende minerales para ayudarles. Sin hacerlo expresamente, empecé a hacerlo, como me lo aplicaría a mi familia y a mi misma, con amor y ilusión. La idea empezó a nacer y a crearse. 

Nunca, nunca, dejes la terapia tradicional, o al menos no te lo recomendamos. En casa los minerales nos han ayudado cuando los niños tienen problemas de cansancio, irritabilidad, insomnio y nervios... Y nos han evitado muchos dalsys y apiretales. Pero también los hemos dado. Los minerales nos han ayudado pero no han eliminado nada de lo otro.

Entra a ver nuestra familia, que cada día va creciendo más.

 

 Y sobretodo, si decides darle minerales a un bebé o niño, siempre bajo vuestra responsabilidad y que nunca se queden solos con ellos. Los minerales no se necesitan tenerlos encima para que funcionen, pueden estar cerca.

 

 

Deja Un Comentario

Por favor, ten en cuenta que los comentarios los verificamos antes de publicarlos.