El primer Baño del Bebé

El primer baño del bebé es un momento único, especial, y mágico. Y cuando somos primerizos más. Nos sentimos muy inseguros.

Hemos preparado una guía para afrontar este momento lo más tranquilos posibles, conociendo lo esencial y sabiendo las precauciones necesarias que debemos tener. Primer consejo: antetodo, CALMA. Lo que te está sucediendo es de lo más normal. Nos pasa, o nos ha pasado, a todos. Todos hemos estado nerviosos en el primer baño de nuestro bebé, tengamos uno, cuatro o siete. Aprovecha el momento del baño para daros la máxima sensación de bienestar. Un momento de relax de los dos, que ayudará a ampliar vuestro vínculo. Hay bebés que prefieren el baño por la tarde, otros les sentirá mejor por la mañana. Ves descubriendo cuál es el momento que prefiere tu bebé. Hay bebés que el baño nocturno les despierta, o otros les calma y favorece el sueño.... Qué vas a necesitar: -       Jabón neutro y/o champú para bebés, -       Toalla de algodón 100% para evitar posibles alergias -       Ropa limpia -       Pañales -       Bañera (móvil o fija), una hamaquita para bañeras -       Termómetro del baño -       Y esponja ¿Cómo empezar el baño del bebé? El cuarto de baño tiene que estar calentito. Intenta no dejar la puerta abierta, que no haya corriente de aire. Comprueba que la bañera esté limpia y llénala con agua tibia. El agua debe estar a la temperatura corporal, es decir, entre los 35 y los 37 grados centígrados. Desnuda al bebé y límpiale la zona que esté en contacto con el pañal y envuélvele en una toalla. Después, sostén al bebé con el brazo, de manera que puedas sostener su cabeza y a la vez, tu mano le sostenga el culito. Inclínalo sobre la hamaquita y, con la otra mano, lávale la cabeza con una cantidad más que mínima de champú o incluso sin champú, solo con agua. Si has utilizado champú, asegúrate de aclararle bien. Te recomendamos dulzura, ternura y palabras suaves. O cantarle. Con o sin esponja, lava, enjuaga, y seca de arriba abajo. Primero el pecho, los bracitos, las manos y luego, las piernas, los pies, la espalda, las caderas..... Una vez que esté totalmente limpio y bien aclarado, levanta al bebé con suavidad y arrópalo con una toalla devantal tipo Coocoose, de esta forma no tendrás que coger la toalla por la barbilla lo que dificulta el momento de sacar al bebé. Envuélvele para darle calor, cántale, mímale....  y vístele con cuidado sin sacarlo de la toalla del todo, en el cambiador.

Compartir esta publicación


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados